Asset 1
Asset 1
Home | Blog | Cultura | Entrevista a Cristián Montero: Cambios positivos en la cultura de una empresa

Blog

Entrevista a Cristián Montero: Cambios positivos en la cultura de una empresa

2018

Por Rosa Martínez
Publicado por Economía y Negocios, El Mercurio

La cultura organizacional entrelaza emociones, prácticas y conversaciones. Según los expertos, para transformarla también es preciso identificar qué aspectos es necesario conservar.

Entrevista a Cristián Montero: Cambios positivos en la cultura de una empresa

El término cultura organizacional cobra cada día mayor relevancia como un elemento distintivo. Se trata de un diferenciador intangible que puede marcar diferencias entre empresas que venden un mismo producto y/o servicio pero que, al mezclar su propia cultura con el ADN de la compañía, ofrecen resultados distintos.

Cristian Montero, socio de Pragmaxion, plantea que la cultura es un entrelazamiento entre el repertorio de emociones predominantes, el conjunto de prácticas centrales y las conversaciones recurrentes en un grupo humano.

En base a lo anterior, el experto de Pragmaxion plantea que existen puntos a tener en consideración para lograr transformaciones exitosas, y el primero de ellos es implementar “prácticas centrales”.

“Las acciones recurrentes conforman prácticas y, en una empresa, las más típicas son las reuniones. Si las personas llegan tarde o hacen pedidos sin especificar plazos, será difícil lograr una cultura de excelencia”, opina Montero.

Un segundo factor hace referencia a orientar las conversaciones hacia la cultura deseada. El experto dice que las expresiones, códigos sociales y conceptos de cada profesión dan forma a las conversaciones en que nos involucramos. Por ejemplo, en algunas empresas se habla más de las necesidades de los clientes, pero en otras se hace mayor referencia a las finanzas. En esa línea, Montero recomienda fomentar conversaciones relacionadas con el propósito que persigue la empresa.

Estados de ánimo y liderazgo

El consultor indica que otro punto relevante es cuidar las emociones y estados de ánimo de las personas. Según el neurólogo Jaak Panksepp, los seres humanos somos primates y, como tales, operamos todos con el mismo repertorio de siete emociones.

“Dependiendo de la cultura, hay emociones más presentes que otras. Cuando predomina el miedo como emoción o el resentimiento como estado de ánimo, es más difícil reconocer errores y hay mayor tendencia a castigar los del resto”, detalla.

Un cuarto punto hace referencia a contar con líderes coherentes. El experto dice que los miembros de un equipo captan las señales concretas que ven reflejadas en las personas a cargo, de ahí la importancia de mantener la coherencia, mostrando prácticas, conversaciones y estados de ánimo asociados a la cultura que se busca promover.

Finalmente está lo que se debe conservar. Citando a Humberto Maturana, Montero señala que lo esencial en todo proceso de transformación es lo que se conserva, no lo que cambia. Así las cosas, es importante identificar qué debemos conservar ante un proceso de transformación para que este sea efectivo.